Lo Último

  • No se encontraron post's

La Habana, imprescindibles de la Vieja Linda

La Habana, imprescindibles de la Vieja Linda

La Habana sabrosa, La Vieja Linda, esa belleza decadente que seduce a los viajeros. Desde el Capitolio hasta el Malecón, paseando en un Chevrolet descapotable o en Cocotaxi, la capital de Cuba es pura azúcar que saborear despacio, en varios días, que disfrutar lentamente. Dicen que está cambiando, que desde que murió Fidel ya no es lo que era… ¡Ahora es el momento de visitarla! ¡Hay tanto que ver en La Habana! Vamos con sus imprescindibles.

Calles de La Habana

Calles de La Habana

Qué ver en La Habana Vieja.

1 – El casco histórico.

La primera piedra de la Plaza Vieja se puso en 1559. Se trata de una plaza cuadrada y castellana, rodeada de soportales que nos trasporta al otro lado del Atlántico. Usada como mercado municipal, como espacio de actos públicos como ejecuciones y hasta plaza de Toros, hoy es el corazón de la ciudad colonial fundada por los españoles cuyas terrazas rebosan de música ambulante y buen ambiente. Este es el punto perfecto para empezar a explorar la ciudad: la calle Mercaderes, con sus tiendas y puestos de pinturas, artesanías… La plaza de Armas, con monumentales edificios como el Palacio de los Capitanes Generales, donde se instalan los libreros. En ella desemboca la otra calle mítica de La Habana: la calle Obispo, donde vivía Hemingway.

Catedral, qué ver en La Habana

Catedral, qué ver en La Habana

Callejuelas repletas de artistas itinerantes, de olor a churros y dulces, donde se ubican otros lugares emblemáticos que ver en La Habana como la Bodeguita de Enmedio. Así encontraremos la bella catedral de La Habana, cuyo interior se dice que guardan las cenizas del Almirante Cristóbal Colón. La cercanía al mar aquí es evidente, por lo que las espaldas de esta plaza eran defendidas de los corsarios por bastiones como el castillo de la Real Fuerza, una de las fortificaciones más imponentes de todo el Caribe.

2 – El Capitolio: símbolo de La Habana del S.XX.

Salir de las callejuelas de esa Habana primeriza es adentrarse por avenidas y paseos como el de Martí, que apunta al gigantesco edificio neoclásico coronado por la cúpula de El Capitolio, emblema de la ciudad y sede del Ministerio de la Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente de Cuba tras el triunfo de la Revolución.

El Capitolio

El Capitolio

3 – Tras las huellas de la Revolución.

El tanque usado por Fidel Castro el 1961 para la invasión de Bahía Cochinos da la bienvenida al antiguo Palacio Presidencial, hoy Museo de la Revolución. En las vitrinas se exhiben cartas, armamento, uniformes y todo tipo de objetos que pertenecieron a los revolucionarios. Incluye un “Rincón de los Cretinos” que no deja a nadie indiferente.  Otra postal de esa Habana castrista es la plaza de la Revolución, donde se ubica el emblemático Ministerio de Defensa con la imagen del Ché Guevara y el Memorial dedicado a José Martí.

Museo de la Revolución

Museo de la Revolución

4 – El Atardecer desde El Malecón.

Son ocho los kilómetros de este gran paseo marítimo que bordea las costas caribeñas donde se asienta La Habana. Cada tarde es punto de reunión de locales y turistas: unos charlan, otros pescan, otros cantan y otros simplemente ven la vida pasar…

El Malecón

5 – Qué ver en La Habana: El callejón de Hamel.

Las raíces africanas de los esclavos que fueron apresados al otro lado del Atlántico y traídos en barcos para trabajar en los campos de azúcar de la isla se siente en este rincón quizá más que en ningún otro de la Vieja Linda. Suenan los tambores en rituales un tanto extraños, vinculados a la santería. Pero, lo que era un centro cultural y artístico cada vez tiene más tirón turístico y son muchos los que se acercan a curiosear qué se cuece en el callejón de Hamel. Sin duda una de las experiencias que hay que vivir, que hay que ver en La Habana.

El Callejón de Hamel, La Habana

El Callejón de Hamel, La Habana

6 – Comer en un Paladar.

Restaurantes lujosos, la mayoría fuera del alcance de los cubanos de a pie, los Paladares son casas de comida lujosas, con terrazas y bellas vistas como el famoso Paladar La Guarida: en él se grabó la película que dio la vuelta al mundo entero “Fresa y Chocolate”. Ubicado en un palacio decadente al que se accede por una escalinata de mármol, lo mismo te sorprendes compartiendo espacio con famosos como Madonna, que suelen frecuentarlo.

Edificio del Paladar de Fresa y Chocolate

Edificio del Paladar de Fresa y Chocolate

7 – El mercado de artesanía de San José.

Centenares de puestos de souvenirs y artesanías, pinturas, incluso dulces se ubican en el interior de una gran nave industrial que es el mercado de San José, en el mismo puerto, muy cerca de la terminal de Ferris. Aviso: se sabe cuándo se entra… No cuándo se sale. Típico para comprar recuerdos de Cuba.

Cuadros, mercado de San José

Cuadros, mercado de San José

8 – La fortaleza de San Carlos.

Al otro lado del canal de Entrada, por un túnel submarino, se accede a las mejores vistas de La Habana en su conjunto: el mirador de la fortaleza de San Carlos. En este castillo defensivo de la época de los reyes españoles instaló el Ché su comandancia.

Vistas de La Habana desde la fortaleza de San Carlos

Vistas de La Habana desde la fortaleza de San Carlos

9 – La Habana de noche.

“La Habana es pa vivirla, La Habana es pa gozarla”… Así es, de día y de noche también. Los pequeños pubs de la Habana Vieja sirven cerveza local. Las luces del Cabaret Tropicana se prenden, un espectáculo con los mejores bailarines cubanos desde 1939. Y se anima La Fábrica, un espacio cultural donde tiene cabida la diversión y el arte, muy de moda en los últimos años como el favorito para impregnarse de las tendencias de esta preciosa ciudad caribeña.

La Habana es pa vivirla

La Habana es pa vivirla

Y si ya te ha conquistado La Habana… ¡Próxima parada la bellísima ciudad del azúcar Trinidad!

La Cosmopolilla

La Vida es el Arte de lo Imposible.
Licenciada en Comunicación, trabajo en Márketing.
Andaluza. Viajera. Cinéfila. Afán por vivir, disfrutar del momento, descubrir, reinvertarme y nunca, nunca, dejar de soñar.

¿Te gusta viajar?

Suscríbete a nuestra web y recibe los mejores consejos de viajes.

Fantástico, gracias por suscribirte.

La Cosmopolilla

La Cosmopolilla

La Vida es el Arte de lo Imposible. Licenciada en Comunicación, trabajo en Márketing. Andaluza. Viajera. Cinéfila. Afán por vivir, disfrutar del momento, descubrir, reinvertarme y nunca, nunca, dejar de soñar.



También te Interesaría

Trinidad, la ciudad del azúcar.

Trinidad es considerada por muchos, la ciudad más bonita de Cuba. Situada a unos 350 kilómetros de la Habana, su

  1. Maruxaina Bóveda
    Maruxaina Bóveda 1 diciembre, 2017, 13:02

    ¡Muy buen resumen Patri!No te lo creerás pero me quedó pendiente Hamel y eso que lo tenía cerquísima de casa 🙁
    Imprescindible para mí : el museo de la Revolución. Un abrazo guapa!

    Responde este comentario
  2. unmundopara3
    unmundopara3 1 diciembre, 2017, 13:10

    Que bella La Habana y yo sin conocer Cuba todavía, después de leer este post se que tengo que ir a disfrutar de esos colores.

    Responde este comentario

Déjanos un comentario

<

TE GUSTA VIAJAR, LO SABEMOS

Recibe los mejores consejos y trucos de viajes en tu email.
¡Suscríbete ahora!

You have Successfully Subscribed!

¡GRACIAS POR COMENTAR!

¿Te gustaría recibir más artículos como éste?
Pon tu email y te los enviamos.

You have Successfully Subscribed!