Je t´aime, París

Je t´aime, París

Me termino un delicioso crêpe de chocolate sentada en el borde de Trocadero, en el mejor balcón de París con vistas a la Torre Eiffel. Está atardeciendo en la Ciudad de Luz: los pintores callejeros recogen sus lienzos y se prenden los tiovivos. Quien no se haya enamorado de París es que no tiene una pizca de romántico o bohemio. ¡Se me antoja imposible no subir la escalinata del Sagrado Corazón y al girarme no reprimirme para gritar “París, Je t´aime”, como en una película!

¿Sientes lo mismo que yo? Sí es así, te invito a recorrer mis diez rincones preferidos. Porque amigo, recuerda que pase lo que nos pase siempre nos quedará París…

Trocadero

Trocadero

 

1 – El Montmartre.

El barrio de Amèlie es mi rincón favorito de toda la ciudad. Sus coquetos cafés, las aspas giratorias del Moulin Rouge, la figura blanca del Sagrado Corazón presdiendo la colina, la plaza de los pintores y las huellas de los artistas ilustres que allí vivieron como Van Gogh, Toulouse Lautrec, Cézanne o Picasso contagian de ese aire bohemio e irresistible.

Place du Tertre

Place du Tertre

2 – El Museo de Orsay.

Siguiendo la senda de los anteriores, a través de la luz de sus eternas pinturas, llego hasta la antigua estación de tren. Si bien cualquier museo en París es impresionante, el que más me gusta de todos es la Galería de los Impresionistas, por las enigmáticas obras simbolistas de Odilon Redon, que siempre me han hipnotizado, o los tules difuminados de las bailarinas de Degas… El Louvre ya es otro cantar, impresionante pero agotador ¡se necesita todo un día para completarlo, por no hablar de las colas ante la Mona Lisa!

"Clase de ballet", Degas, Museo de Orsay

“Clase de ballet”, Degas, Museo de Orsay

3 – Les Quais.

La artística orilla del Sena pegada al Barrio Latino está repleta de puestos con láminas, fotografías, antigüedades, imágenes del París de la Belle Epoque o Picasso. Siempre encuentro alguna baratija, algún lindo souvenir que capture y reviva mi “momento nostalgia” cuando recuerde a París…

Les Quais

Les Quais

 

4 – Barrio Latino.

Mi segundo distrito preferido de París, después del Montmartre, no puede ser otro que el de los estudiantes, a la sombra de la Sorbona y los padres de la sociología. Tras el Panteón de los Hombres ilustres, con las tumbas de las grandes eminencias de la patria, se esconden unas callecitas y plazas encantadoras, con pequeñas bistrot y creperies. El Au P´etit Crêpe es de las mejores, recomendada por locales.

Barrio Latino

Barrio Latino

 

5 – Père Lachaise.

Sí, me encanta perderme por ese jardín de hojas secas que es la Necrópolis de los Artistas, en busca de los mausoleos de Jim Morrison, Oscar Wilde, Balzac, Chopin o Molière. Père Lachaise es otra ciudad dentro de la ciudad, silenciosa y solemne, uno de los cementerios con más ilustres del mundo.

Père Lachaise

Père Lachaise

 

6 – Campos de Marte.

Claro que en cualquier recorrido por la ciudad no puede faltar la mítica Torre Eiffel, símbolo de la ciudad del amor. Y ya que estamos románticos, un planazo para una noche de verano sentarse en el césped de los Campos de Marte y abrir un Chardonay admirando sus destellos marcando la medianoche. ¡Será una velada inolvidable!

DSC03403

Campos de Marte y Torre Eiffel

7 – Saint Germain des Pres.

Otro de mis distritos preferidos para pasear, junto al Barrio Latino y que puso de moda entre los intelectuales de la Nouvel Vague como Truffaut tras la Segunda Guerra Mundial. Que se pare el mundo degustando un caffe noisette y leyendo un buen libro en la terraza cubierta de Les Deux Magots, el preferido de Picasso, Bertold Brech o Hemingway.

Distrito de Sainte Germain

Distrito de Sainte Germain

8 – Campos Elíseos.

Quien la haya andado de arriba a abajo sabrá que es una de las más extensas del mundo. Tiendas y restaurantes, aquí está lo más animado de París. Converge al Arco del Triunfo levantado por Napoleón, en el que ondea al viento la bandera de la madre patria.

Arco del Triunfo

Arco del Triunfo

9 – Notre Dame.

El mejor mirador sobre París se encuentra junto a las gárgolas de piedra de Notre Dame, la catedral gótica que desde hace mil años ha sido el corazón de la Ciudad de la Luz en la Ilé de la Citè. Si bien para vidrieras impresionantes las de la Saint Chapelle, muy cerquita de Notre Dame, anexa al Palacio de Justicia. Dicen que el pueblo iba a escuchar misa a Notre Dame; los reyes, a la Saint Chapelle.

Notre Dame

Notre Dame

10 – Chateau Rouge.

Sorprende estar en el centro de la Europa continental y, al girar una calle, de repente encontrarte en África. Mercadillos callejeros con frutas, verduras y exóticas viandas del otro lado del Mediterráneo, carnicerías Al-Jalal, peluquería y manicura a precio irrisorio… Un auténtico crisol de culturas en un pequeño distrito.

Autora: lacosmopolilla.

Lee más en “Otoño en París” y  mi crónica sobre los “Cementerios de París“.

La Cosmopolilla

La Vida es el Arte de lo Imposible.
Licenciada en Comunicación, trabajo en Márketing.
Andaluza. Viajera. Cinéfila. Afán por vivir, disfrutar del momento, descubrir, reinvertarme y nunca, nunca, dejar de soñar.

¿Te gusta viajar?

Suscríbete a nuestra web y recibe los mejores consejos de viajes.

Fantástico, gracias por suscribirte.



  1. ViajesxelMundo
    ViajesxelMundo 15 febrero, 2016, 18:14

    Estuve en París pero no la pude disfrutar muy bien, espero poder dedicarle más tiempo y con menos frío jeje

    Responde este comentario

Déjanos un comentario

<

TE GUSTA VIAJAR, LO SABEMOS

Recibe los mejores consejos y trucos de viajes en tu email.
¡Suscríbete ahora!

You have Successfully Subscribed!

¡GRACIAS POR COMENTAR!

¿Te gustaría recibir más artículos como éste?
Pon tu email y te los enviamos.

You have Successfully Subscribed!