Grūto parkas, un museo al aire libre

Grūto parkas, un museo al aire libre

En otoño del 2010 un amigo y yo decidimos marcar Lituania como próximo destino turístico mientras hacíamos una ruta de tapas por Tribal, una zona céntrica de Madrid y repleta de bares interesantes. Pocos meses después, nos encontrábamos en el corazón de los bálticos sintiendo sus múltiples bondades, y cómo no, un frío más que considerable.

IMG_5933

Entonces era una odisea el viaje en avión y prácticamente era necesaria una jornada completa para llegar hasta allí. Pero hoy en día, la situación ha cambiado y sus dos ciudades más pobladas– Vilna (es la capital, conocida como Vilnius por la comunidad internacional) y Kaunas, conectan con Barcelona, Alicante, Palma de Mallorca y Madrid a través de rutas aéreas directas. Además, para mayor comodidad, el euro es ya la moneda oficial.

Hay que añadir la amabilidad de sus gentes, la fantástica gastronomía y oferta de cervezas artesanales, lugares dignos de ver como el centro histórico de Vilna o el Istmo de Curlandia y la vibrante vida nocturna entre muchos otros reclamos ante los cuales te resultará casi imposible decir no.

IMG_6128

Durante los 9 días de estancia en Lituania, recorrimos algunos de los lugares más populares de aquella nación, y entre ellos el que hoy ocupa nuestra atención. Situado a escasos 9 kilómetros de Druskininkai, una localidad de unos 15.000 habitantes y famosa entre los lituanos y también los bielorrusos por ser un centro turístico balneario de primer orden.

En transporte público es fácil acceder al recinto Grūto parkas, concretamente en autobús hay varios servicios diarios desde la capital. El trayecto es de 2 horas, el precio del billete ida y vuelta unos €18 y basta avisar al conductor con antelación para que pare en la carretera (algo típico en el país natal de Sabonis) a la altura de ese tremendo museo al aire libre.

IMG_6027

Su nombre no oficial es el mundo de Stalin, un espacio en pleno bosque lituano que alberga estatuas y objetos pertenecientes a la época soviética. Repasemos al respecto un poco datos históricos; Lituania se declaró independiente el 11 de marzo de 1990, hace pocos días por tanto se celebró con júbilo su 25 aniversario. Anteriormente formó parte de la URSS desde el año 1945, fecha de la celebración del tratado de Postdam, el cual ratificó la anexión del Estado lituano como república soviética.

Fue en abril de 2001 cuando el museo de las 86 estatuas abrió sus puertas al público en un intento por dar a conocer parte de su historia. Allí se recopilan piezas auténticas, las cuales formaron parte del paisaje urbano de ciudades ya citadas y otras como Siauliai, Klaipeda, Panevezys…

Decir que fueron fondos privados los que posibilitaron la apertura de este peculiar lugar, en concreto gracias a las aportaciones de Viliumas Malinauskas, un empresario vinculado al sector alimenticio, en especial a ciertos productos como las bayas y los champiñones. En ningún caso se recurrió a ayudas públicas como inversión para hacer realidad el proyecto.

IMG_6048

Accediendo a su página web, observo que los precios vienen aún marcados en la antigua divisa (la lita), y como seguro que el redondeo también será una práctica muy extendida por aquellas tierras, calculo que la tarifa aproximada sea de €7. Los niños hasta 6 años no pagan y existe la posibilidad de conseguir el audio guía. En cualquier caso, un precio muy razonable teniendo en cuenta que lo que allí podemos ver es algo a lo que no estamos acostumbrados a presenciar todos los días, sumado al fabuloso marco natural que alberga las piezas, hace del Grūto parkas una cita ineludible para todo aquel que pise tierras lituanas.

IMG_6033

La visita encaja perfectamente con un plan de excursión de un día. Y en cuanto a la comida, no te preocupes por ello, pues en su interior hay una casita café donde sirven comidas tradicionales de la gastronomía local de la región de Dzūkija y no faltan los platos más populares de la mesa nacional como cepelinai (patatas rellenas de carne) y la versión española del gazpacho denominada šaltibarščiai, donde la remolacha sustituye al tomate como ingrediente principal.

IMG_1406

Como antes mencionaba, también el recinto reúne un sinfín de piezas de aquella época, tales como cuadros, libros, reproducciones de prensa, banderas, radios, bustos, etc.

En definitiva, un marco muy interesante y donde el visitante puede observar las esculturas que antiguamente ocuparon vías y plazas de las más importantes villas en la república báltica localizada más al sur.

Si este país  es uno de los destinos que tienes en mente, no dejes de leer el Orgullo de Lituania, posiblemente el empujón que necesitas para tener una reserva de vuelo a los pocos minutos de haber terminado de leer el artículo.

Autor: La maleta bien hecha

 

La Maleta Bien Hecha
Sígueme

La Maleta Bien Hecha

Recomendaciones y mucho más a cargo de un fanático en los viajes
La Maleta Bien Hecha
Sígueme

Latest posts by La Maleta Bien Hecha (see all)

¿Te gusta viajar?

Suscríbete a nuestra web y recibe los mejores consejos de viajes.

Fantástico, gracias por suscribirte.



  1. Magaly
    Magaly 30 Octubre, 2015, 03:27

    Muy buen artículo. Gracias!!!

    Responde este comentario

Déjanos un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.
Los campos marcados son requeridos*

TE GUSTA VIAJAR, LO SABEMOS

Recibe los mejores consejos y trucos de viajes en tu email.
¡Suscríbete ahora!

You have Successfully Subscribed!

¡GRACIAS POR COMENTAR!

¿Te gustaría recibir más artículos como éste?
Pon tu email y te los enviamos.

You have Successfully Subscribed!